Deutscher Werkbund, Munich, 1907-1935

La Liga de Talleres Alemanes pretendió reconciliar la actividad artística con la producción industrial, por lo cual, entre sus miembros fundadores hay diseñadores, una serie de fabricantes reconocidos y algunos talleres de diseño con sede en Munich. En sus planteamientos fue ganando terreno la idea de que las máquinas eran un medio para llegar a un fin, y que para que la reforma del diseño llegara a todas partes, debía necesariamente adoptarse el proceso industrial, todo lo cual es un signo evolutivo respecto a las primeras bases sentadas por William Morris.

La fundación del Deutscher Werbund se considera como el momento en que la ideología reformista quedó definitivamente vinculada a la producción industrial; los miembros de ésta agrupación desarrollaron un nuevo enfoque del diseño muy racional, que eliminaba la ornamentación y enfatizaba el funcionalismo. Sin reivindicar la artesanía y aceptando como solución válida la producción industrial, buscó conciliar el arte, la artesanía y la industria, tres actividades que tienen tradiciones diferentes y métodos de trabajo diferente, lo que lógicamente provocó situaciones encontradas: por un lado los partidarios de la estandarzación cuyo exponente más significativo fue Muthesius y por otro los partidarios de la libertad de expresión representados fundamentalmente por Van de  Velde que basándose en una concepción estética y social sobre el arte, heredada de Morris, se oponía a toda ley, normalización o estandarización. Es decir, se enfrentaban dos concepciones, una práctica, objetiva, la otra individualista e idealista.


Con la erradicación de la decoración externa superflua, los elementos ganaban sencillez y se lograba una mayor estandarización y eficacia en cuanto a la producción y los materiales. El "ahorro" beneficiaba al usuario y al fabricante, porque aumentaba la calidad de la construcción y de los materiales.

Comentarios

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *