No soy un número


 A menudo, las personas se ven obligadas a dedicar tiempo a labores que no les gusta a cambio de remuneración económica para poder subsistir. Por llamarlo de alguna manera. Este sistema está planteado injustamente para que seamos simple y llanamente números. Mano de obra barata. Pero peor aún es que la educación sigue por el mismo camino que hace casi dos siglos, hay que estudiar para tener un trabajo fijo y que el dinero nunca falte para poder tener techo y comida, que lo importante es tener trabajo y no de qué trabajar. Te cortan las alas por completo. Te ves obligado a fluir con la corriente del sistema y son muy pocos los que pueden seguir la corriente que más les gusta. Y esto, esto es triste señores, que estemos en el Siglo XXI y sigamos en este punto, dice mucho.

 Como siempre he dicho, las personas tenemos la capacidad de hacer cosas increíbles y es por culpa del sistema que nos perdemos grandes talentos, bien sean escritores, bailarines, cantantes, ilustradores, arquitectos, pintores, etc. Es muy triste que una persona tenga que renunciar a lo que más le gusta para poder comer. Afortunadamente no es mi caso pero si en algún momento llego una posición óptima me encantaría impulsar a todos aquellos nuevos e increíbles talentos que hay y ayudarles a abrir sus alas para que vuelen muy, muy alto. Ahora mismo siento que, el sistema, en vez de impulsarnos o ayudarnos a volar, nos arrancan las plumas una a una sin piedad. Lentamente. Es muy triste que para poder ganarte la vida dignamente o con lo que te gusta tengas que irte de tu propio país, de tu casa y lejos de tu familia.

 Sin embargo, dentro de esta jungla que tenemos por sistema, existen personas que hacen magia. Personas que son capaces de transmitir una historia completa, un sentimiento muy profundo o simplemente una idea, sin necesidad de abrir la boca o de un cara a cara. Existen personas que no sólo tienen la capacidad sino que han desarrollado habilidades, las cuales les permiten transmitir de una manera muchísimo más clara, y lo mejor es cuando cada persona desarrolla su propia manera y no hay necesidad de una firma para reconocer el autor. Hay personas que te erizan los pelos simplemente cantando una nota, o la manera en la que una pintura puede llegar a las esquinas más oscuras de tí, sin ni siquiera estar cerca tuya y sin necesidad de contacto físico. 

 Estamos en una época que todos queremos hacer todo, pero cuando se hace algo, requiere tiempo y esfuerzo. Al menos si se quiere hacer bien. Y es la suma de la capacidad y del esfuerzo lo que hace que la magia explote. Por todo ello, quiero agradecerte que estés leyéndome ahora mismo y por otro lado, te invito a que reflexiones, a que despiertes ese lado creativo que tienes sí o sí. Sino, no estarías en este post. Descúbrete y disfruta de ti, gasta el tiempo contigo y en conocerte. Encuentra cosas que te apasionen, aprende a gestionar tus sentimientos e intenta plasmarlos de alguna forma creativa y no violenta. Intenta ser aire fresco y original. Pero lo más importante, es que sólo harás magia si te gusta y disfrutas con lo que elijas. 

 Recuerda, por mucho que quieran que lo creas o por mucho que te eduquen para ser un simple número. NoNo eres un simple número. Eres una persona con muchas cosas que enseñarle al mundo. Gestiona tu tiempo y haz cosas por y para ti. Disfruta de lo que te gusta, la vida es una y sino lo haces ahora... no te engañes, no lo harás nunca.

 En el siguiente post de "No soy un número" hablaré un poco sobre mis pasiones y trabajos. Adoro ilustrar, la fotografía, la música, escribir, contar historias, crear de todo básicamente. Me encantaría compartirlas contigo y que si este post te ha animado a realizar algún proyecto nuevo o simplemente estás empezando algo y quieres compartirlo conmigo/nosotros ¡Adelante! 

Yo no soy un número,
y tú tampoco.

Comentarios

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *