No soy un número 2.0


 Tenía ganas de indagar más en el tema y decidí hacer la segunda parte de manera seguida, espero que si estás aquí es porque has leído "No soy un número" y la curiosidad se te ha despertado. Lo hayas leído o no, te lo recomiendo y me gustaría saber qué opinas. Me encanta debatir, por si no lo había dicho antes.
En este post ya comenté que iba a hablar un poco sobre mis pasiones, en concreto, hoy me dedicaré a hablar de la ilustración. Hay muchísimas cosas que me gustan, pero como ya dije en el primer post, para hacer algo bien hay que dedicarle tiempo, constancia, paciencia y mucho esfuerzo. Y a mi, me gusta mucho hacer las cosas bien. Es por ello que cada ilustración me puede llevar más de tres días ilustrando y parando sólo para cubrir necesidades básicas cual bebé: baño, cocina, cama y estudio. Pero oye, si es por ilustrar, que así sea.

 No voy a ser falsa, sentarme a ilustrar me da mucha pereza. Empezar cualquier tipo de cosa me da mucha pereza. Ojo, no me mal interpreten, me encanta ilustrar pero creo que mis padres me crearon un domingo y nací con la pereza bien arraigada en el en el ADN. Sin embargo, una vez situada delante del papel y los cuatro mil colores (tengo una obsesión extraña con los colores) la cosa cambia. Ahí es cuando todo empieza a fluir sólo me levanto de la silla a último remedio porque no quiero que nada me saque de esa burbuja de concentración que ha conseguido abstraerme del mundo a un nivel tan elevado que me encantaría explicarte, pero no puedo.

 Ojalá tú, que estás leyendo esto, tengas algo con lo que sientas lo mismo que yo cuando cojo un lápiz. Porque de verdad, te llena. Cuando acabas algo que has hecho tú, con tus manos, la satisfacción es enorme y además ese sentimiento de admiración que nace por personas que se dedican a expresar a través que el mismo medio que tú... es algo inexplicablemente bonito. Me puedo pasar horas y horas investigando ilustradores, nuevos y experimentados, materiales, texturas, inspiraciones etc. ¡Absolutamente todo! Y es que hay tantísima gente buena que si llego a algo dentro de este mundo es por pura lotería. El sentimiento es de admiración pura, quiero saberlo ¡todo! Bendita sea la madre de Arturo Elena, por ejemplo.

 Por último me gustaría expresar qué es ilustrar para mi. Ilustrar no es el mero hecho de coger un lápiz o un sinfín de colores y ¡fiesta!, no. Para mi ilustrar es querer contar algo, querer hacer que sientas algo cuando veas los trazos que yo he decidido hacer y colocar en ciertas posiciones concretas, con ciertas formas y colores. Quiero contarte algo que siento, quiero que lo reinterpretes y lo sientas a tu manera. Es coger lo que quieras transmitir, meterlo en una bolsa de conceptos mentales y hacer que explote. Ilustrar es experimentar con materiales, es buscarle texturas a tus sentimientos, es ponerle color al dolor, a la pasión, a la nostalgia... 

 Las palabras nunca han sido mi fuerte, como seguramente ya habrás comprobado tras leerme. Sé expresarme pero no, no es mi fuerte. Sin embargo, siento que cuando cojo un lápiz sé llegar mejor a tu corazón que con cualquier palabra de mi boca o escrita.

 En resumen, ilustrar me da vida. 
Texto





 Usualmente y debido a lo que estudio, me dedico a ilustrar moda, looks de diseñadores famosos, reinterpretación de los mismos o a crear colecciones de moda como diseñadora (aunque todavía estoy en el camino y me queda mucho). Sin embargo, tengo diferentes temáticas y personalmente "To Feel" me mueve mucho.
Espero que te transmita algo parecido a lo que yo sentí cuando las llevé a cabo.

 Si te han gustado mis ilustraciones y quieres ver más, puedes encontrar más variedad en mi perfil de Instagram: @ImCasandra_

Comentarios

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *